miércoles, 29 de septiembre de 2010

La verdad de la Milanesa

El lunes concurrimos todos a trabajar, después de una hora me llama Jordi por teléfono me dice que me espera en la cocina para hablar.
Ahí mismo comienzo hacerme un café y viene el me agarra por atrás, me da un beso de novela. Al terminar le di un golpe en el brazo y le dije que era un hijo de puta. No se lo esperaba, le dije
- tu no me tenias que explicar algo desde el jueves? Estoy esperando,
- ah por eso estas enfadada,
-si cabron,
-ah re llego la factura del móvil y vio un montón de mensajes a tu móvil, me pregunto a quien eran y me hice el loco le dije que no lo sabía, borre tu número del teléfono y por eso te mande el mensaje, dijo que reclamaría a la compañía telefónica y que llamaría para ver a quien corresponde el numero…
-Perdona mi amor te preocupaste por mi?
Es la primera vez que usa esa palabra.
Desde ese desencuentro encuentro, ahora me manda mails con cariño, corazón, mi vida….
Estoy empezando a preocuparme. No por mí, por él.
Yo sigo pensando que es un hijo de puta… pero me calienta.

Pd. estaba cabreado el otro día porque sus niñas no lo dejan dormir, y le duele la espalda.

1 comentario:

Cecilia Fernandez dijo...

Evitalo nena!!! No te dejes usar así! Hacete valer... besos desde argentina =)