jueves, 17 de junio de 2010

Miquel Marti i Pol

Me lo mando una amiga Catalana, me vio mal y me lo mando por mail,
Lo pongo en Catalán el texto original y después en Castellano espero que les guste tanto como a mi...

De vegades penso que viure és com travessar una ciutat immensa i desconeguda. Tan immensa que la travessia dura tota la vida i, a mesura que ens anem fent grans, ens adonem de la quantitat de zones que no hem visitat i que ja no podrem conèixer. I tan desconeguda que mai no sabem amb què ens podem trobar en trencar una cantonada. Passem per barris agradablement silenciosos, amb cases d´aspecte confortable. De bona gana ens hi quedaríem, però no ens podem aturar, ni allí ni enlloc; està rigorosament prohibit. D´altres vegades travessem barris poc atractius, sòrdids. Coincidim, de vegades, durant un tram de la ruta, amb altres persones. Amb algunes arribem a intimar-hi; a d´altres simplement les coneixem. Amb tot, ni la coneixença ni la intimitat no ens escurcen ni ens allarguen el camí, no ens canvien la ruta, no ens la modifiquen. La nostra ruta és exclusivament nostra. La d´ells, exclusivament seva. Així i tot, el tram compartit pot ser més agradable si tenim la sort de fer-ho amb algú amb qui compartim afeccions, gustos, desitjos, esperances. Però cal tenir en compte que aquella persona fa la seva via i nosaltres la nostra, que no hi ha fusió de dues rutes en una, sinó simple coincidència temporal que cap dels dos no sap si durarà molt o poc, i que pot veure´s alterada per un canvi inesperat de ruta d´una de les dues persones, o per l´aparició d´una presència imprevista a qualsevol cantonada, i que desgavella tot el castell de somnis, d´il.lusions, d´esperances que ens havíem creat. També és possible que l´amable companyia ens hagi d´abandonar perquè hagi arribat al terme de la seva ruta. Tot és imprevisible i provisori, en la vida, i per això val més afrontar-la sol, amb consciència de la pròpia solitud, no per insolidaritat o egoisme, sinó per amor i per respecte a la llibertat i l´esforç dels altres. És quan el fem amb aquesta disposició d´ànim, el camí, que se sol donar la coincidència entre il.lusió i realitat. Comptem exclusivament amb un passat que ens ha portat on som, i amb un present que a cada pas que fem es converteix en passat. Som passat. Som persones “només” amb passat, i és grotesc que el vulguem negar o oblidar. Caminar és el nostre fat. Viure és el nostre fat. I viure sols, en una solitud acompanyada que de vegades resulta difícil discernir. Tota la vida vivim sols. Però mai no deixem d´estar acompanyats. Entendre bé aquestes dues coses, aparentment contradictòries, em penso que és el que més pot ajudar a entendre, respectar i fins i tot estimar la ruta dels altres, i el seu esforç, per fer-la amb la màxima dignitat. Viure per viure és grotesc i absurd. Viure per conèixer i conèixer-nos és la veritable resposta al gran repte de la vida, i és, alhora, la possibilitat que més apropa il.lusió i realitat.”

Miquel Martí i Pol (“Joc d’escacs”, Empúries)




A veces pienso que vivir es como atravesar una ciudad inmensa y desconocida. Tan inmensa que la travesía dura toda la vida y, a medida que nos vamos haciendo mayores, nos damos cuenta de la cantidad de zonas que no hemos visitado y que ya no podremos conocer. Y tan desconocida que nunca sabemos con qué nos podemos encontrar en romper una esquina. Pasamos por barrios agradablemente silenciosos, con casas de aspecto confortable. De buena gana nos quedaríamos, pero no nos podemos detener, ni allí ni en ninguna parte, está rigurosamente prohibido. Otras veces atravesamos barrios poco atractivos, sórdidos. Coincidimos, a veces, durante un tramo de la ruta, con otras personas. Con algunas llegamos a intimar con ellos; otros simplemente las conocemos. Con todo, ni el conocimiento ni la intimidad no nos acortan ni nos alargan el camino, no nos cambian la ruta, no nos la modifican. Nuestra ruta es exclusivamente nuestra. La de ellos, exclusivamente suya. Sin embargo, el tramo compartido puede ser más agradable si tenemos la suerte de hacerlo con alguien con quien compartimos aficiones, gustos, deseos, esperanzas. Pero hay que tener en cuenta que esa persona hace su vía y nosotros la nuestra, que no hay fusión de dos rutas en una, sino simple coincidencia temporal que ninguno de los dos sabe si durará mucho o poco, y que puede verse alterada por un cambio inesperado de ruta de una de las dos personas, o por la aparición de una presencia imprevista en cualquier esquina, y que desbarajuste todo el castillo de sueños, de ilusión. alusiones, de esperanzas que nos habíamos creado. También es posible que la amable compañía nos haya que abandonar porque haya llegado al término de su ruta. Todo es imprevisible y provisorio, en la vida, y por eso es mejor afrontarla solo, con conciencia de la propia soledad, no por insolidaridad o egoísmo, sino por amor y por respeto a la libertad y el esfuerzo de los demás. Es cuando lo hacemos con esta disposición de ánimo, el camino, que se suele dar la coincidencia entre ilusión y realidad. Contamos exclusivamente con un pasado que nos ha llevado donde estamos, y con un presente que a cada paso que hacemos se convierte en pasado. Somos pasado. Somos personas "sólo" con pasado, y es grotesco que el queramos negar u olvidar. Caminar es nuestro hado. Vivir es nuestro hado. Y vivir solos, en una soledad acompañada que a veces resulta difícil discernir. Toda la vida vivimos solos. Pero nunca dejamos de estar acompañados. Entender bien estas dos cosas, aparentemente contradictorias, creo que es lo que más puede ayudar a entender, respetar e incluso amar la ruta de los otros, y su esfuerzo, para hacerla con la máxima dignidad. Vivir para vivir es grotesco y absurdo. Vivir para conocer y conocernos es la verdadera respuesta al gran reto de la vida, y es, al mismo tiempo, la posibilidad de que más acerca ilusión y realidad. "

Miquel Martí i Pol ("Juego de ajedrez", Empúries)

6 comentarios:

LS dijo...

Cuanta Razon...

Danae dijo...

Vino de parte de Amina? :) es que también estaba preocupada por tí...

Cecilia Fernandez dijo...

Que belleza... =)

LS dijo...

Danae... no, vino de parte de otra catalanaparlante :)

Ceci, si me encantó por eso quise compartirlo!!!

Claudia dijo...

que geniales palabras, sabiduría compendiada en pocas palabras, un manual de existencia!
me encanto y rescato y anoté estas palabras: "Toda la vida vivimos solos. Pero nunca dejamos de estar acompañados. Entender bien estas dos cosas, aparentemente contradictorias, creo que es lo que más puede ayudar a entender, respetar e incluso amar la ruta de los otros, y su esfuerzo, para hacerla con la máxima dignidad." excelente

Naida dijo...

Se me ha puesto la piel de gallina. Repeat...que suerte que por el momento vayamos por el mismo camino